No products in the cart.

Mis vinos

Un reflejo de mi filosofía

Hoy elaboramos en conjunto entre sesenta y setenta mil botellas al año según la añada, que llevan dentro la pasión de un vigneron y su sueño.

Para lograr vinos auténticos, personales y con alma todo el trabajo de viñedo y bodega está íntimamente relacionado, porque elaboro a partir de uvas seleccionadas, vinos que me parecen ser el justo y fiel reflejo de las viñas de las cuales proceden. Me gusta estar en contacto físico con las uvas, tocarlas, olerlas, verlas, probarlas, bazuquearlas, incluso “nadar en ellas”.

Llegué a Toro porque aquí existe una combinación única de uva, terroir, clima y tradiciones. Nunca me interesó hacer pálidas copias de Burdeos, Ródano o similar, sino vinos de carácter pronunciado que hablan de su clima, su suelo, su tierra y su variedad. Los Toro presentan un perfil nato que impone: mucha fruta, intensa y profunda, y una trama tánica de calidad, destacan por esta sorprendente combinación de alcohol, tanino y frescura que, cuando el vino está bien elaborado, da lugar a vinos poderosos, que no empalagan, además de haber demostrado ya que se trata de uno de los vinos en España que más tiempo y favorablemente pueden envejecer.

EL PRIMER PASO

El Primer Paso proviene de viñedos en pie franco e injertados, un 60% entre 15 y 40 años de edad y un 40% de más de 45 años, de Tinta de Toro en pequeñas parcelas localizadas en uno de los pagos históricos y más afamados de Toro, la Jara y en los altos de Valdefinjas.

Rendimiento máximo de 4.500-5.000 kg/hectárea, aunque hay uvas procedentes de fincas que producen menos y acaban también en El Primer Paso.

Un vino fermentado en depósitos de hormigón y criado entre seis y ocho meses en barricas francesas y americanas.

Busco el buen compromiso entre fruta vibrante, profunda, explosiva y demostrativa: con densidad sin ser demasiada y con una estructura suficiente para que pueda envejecer bien entre cinco y diez años, pero que ofrezca placer el siguiente año de la cosecha.

LAS SABIAS

Las Sabias proviene exclusivamente de viñedos plantados en pie franco, vasos tradicionales de más de 45 años y hasta 80, de nuestra variedad reina la Tinta de Toro.

El viñedo está formado por pequeñas parcelas localizadas en pago la Jara y en los altos de Valdefinjas, con rendimientos entre 2.000- 3.000 kg/hectárea.

Fermentado en pequeños depósitos de hormigón y resina epoxi, y criado en barricas francesas entre 16 y 18 meses.

Quiero ofrecer otra faceta de la Tinta de Toro: busco más estructura, lo que no es contraria con sutileza y elegancia, sin caer en la potencia absurda. Una fruta en otro registro aromático, más compleja y un equilibrio más sutil. Quizás un vino menos evidente que cualquiera de los otros dos, pero en el que pongo mucho empeño y que me encanta.

TITÁN DEL BENDITO

El Titán del Bendito proviene de los corros más antiguos y excepcionales de cepas viejísimas de Tinta de Toro, en el pago La Jara.

En pie franco, la plantación más reciente data de 1953 y la más antigua remonta a finales del siglo XIX.

Con este vino quiero restituir la grandeza de algunas de las uvas más excepcionales de Toro y del mundo.

Rendimientos bajísimos entre 800 a 2.000 kg por hectárea

Gran vino de guarda, con una crianza mínima de 20 meses en las mejores barricas francesas que selecciono.

Fruta muy profunda, estructura enorme por naturaleza, sin buscar la potencia extrema, que se afina, se civiliza mucho en botella. Carácter mineral y un equilibrio de esos que pocos vinos en el mundo ofrecen.

Desarrollará distintos matices, complejidad y envejecerá con mucho estilo.

LA CUESTA DE LAS MUSAS

Siempre he hablado de la grandeza que yo creía que había en este nuevo vino en el que trabajo desde el 2007.

La Cuesta de Las Musas es mi apuesta para demostrar y colocar a Toro entre los grandes en el mundo del vino.

Proviene de un viñedo individual de arena muy fina y piedra caliza en profundidad, con dos sectores: uno fue plantado hace sesenta años, mientras que las viñas más antiguas tienen más de cien.

Hay cinco hectáreas en total y normalmente elaboramos entre ocho y diez barricas con estas uvas que cosechamos.

Un vino elegante, con fuerza, un tanino sedoso y una gran complejidad. Un vino donde la extraña combinación de potencia y elegancia se muestra en su máximo: hay concentración, taninos y potencia, pero también gran equilibrio y finura.

Criado en barricas francesas nuevas de las tonelerías más lujosas, durante 22 meses.

Busco la perfección y la calidad máxima y mis barricas seleccionadas tienen que respetar además, lo que es esta uva, este suelo y este vino, así que si en algún momento desvían el estilo, entonces las aparto.

Afinado en bodega 24 meses.

De La Cuesta de las Musas 2012 embotellamos 1.200 botellas y del 2014 fueron 840.

Un gran vino para guardar. Como Luis Gutiérrez lo definió “un elegante purasangre con furia, pero de gran sutileza”.

PERLARENA

Comencé mi carrera en Provenza y allí aprendí que un rosado de calidad puede ser un gran vino y ofrecer mucho placer y complejidad.

PERLARENA es un bonito rosé denegado de la D.O. Toro en su primera añada 2005 por su pálido color.

Volví a elaborarlo en 2012 y desde entonces mezclo distintas variedades, alguna no aceptada en la Denominación.

He sido uno de los pioneros en España en ofrecer este tipo de rosado, elaborado a partir de un delicado prensado directo.

PERLARENA proviene de cepas en vaso de Tinta de Toro 70 %, Syrah, 20% y viejo Verdejo 10% en las antiguas laderas formadas por el Duero en La Jara.

Se cría en contacto con sus lías finas, primero en  en barricas nuevas de roble francés y después en depósito de acero inoxidable.

Un rosado de color salmón pálido, de nariz muy equilibrada que sugiere aromas discretos y elegantes, cítricos a mandarina, frambuesa y con un toque floral y mineral.
Con más tiempo abierto ganará en intensidad aromática y desarrollará aromas que recuerdan a los blancos, anisados e hinojo.
En boca este gran rosado se reafirma: es intenso, fresco y revela sabores sabrosos.

Persistente, picante, con un final casi salino y una refrescante acidez natural, de final largo, tenso y muy aromático.

ANTOJO RUBIO N3

Es un vino naturalmente dulce, no edulcorado artificialmente, sin frío artificial y no fortificado. Extremadamente cuidado, durante su largo y laborioso proceso hasta que le llega la hora del embotellado.

Elaborado a partir de uvas pasas procedentes de vasos antiguos y en secano de variedades nobles presentes en la zona desde tiempo inmemorial: Albillo, Palomino y Moscatel de grano menudo.

Se vendimian a mano y por separado en su momento óptimo de pasificación. Prensado en diciembre y fermentado lentamente en barricas francesas donde permanecerá 18 meses.

Después se ensamblarán en fermentación y se educarán durante diez meses en barricas francesas.

Un blanco dulce natural muy fragante y aromático donde predominan aromas delicados del Moscatel de grano menudo, con multitud de matices en nariz, desde frutas muy maduras y compotadas, a especias dulces como canela, retama, tofee, pastelería, frutas de hueso  y frutas escarchadas. Notas florales, con recuerdos a flores blancas, frutos secos con fondo licoroso dulce y especias de roble. Perfecta acidez, frutal y con un retrogusto inacabable.

LA CHISPA NEGRA

Vino tinto naturalmente dulce, no edulcorado artificialmente, sin frío artificial y no fortificado.

Viñas en vaso de Tinta de Toro y elaborado a partir de uvas pasificadas de manera totalmente natural.

De producción es muy escasa, no somos capaces de

Fermentado en barricas francesas de 2  3 vinos, donde se criará durante casi dos años antes de ser embotellado.

LA CHISPA NEGRA muestra un amplio panel de aromas dependiendo de la temperatura de servicio y oxigenación.

Desde hierbas del Mediterráneo, cacao y ciruelas pasas, hasta aromas típicos de los vinos de Oporto.

El paladar mantiene una increíble frescura a pesar de su alto nivel de azúcar residual. Esto se debe a su increíble acidez natural y a los mágicos taninos de la Tinta de Toro.

 Y es lo que hace genial a este vino… Un dulce ideal que marida perfectamente con chocolates negros, quesos azules o sin más, como postre en si mismo.

EL PASO DEL TIEMPO

Es un tinto dulce elaborado en solera: varias añadas de La Chispa Negra, 2006, 2008, 2009 y 2011 elaboradas juntas.

Se realizó una quita en agosto de 2013 y se refrescó con la misma cantidad de vino de La Chispa Negra de la añada siguiente.

Uvas de viñas viejas en vaso, pasificadas de manera totalmente natural, con una altísima concentración de azúcares, taninos, acidez y sabores.

La crianza se realiza en una única barrica francesa de 500 litros de varios vinos. Es sólo en esta barrica donde EL PASO DEL TIEMPO puede dar lugar a un vino irrepetible.

Es un inusual dulce, complejo, aromático, lleno de matices y de aromas, más locos y oxidativos que en La Chispa Negra.

Notas florales y especiadas, donde la fruta se siente fresca a pesar de su edad.

Aunque es un vino bien puntuado por los grandes críticos, creemos que su magia reside en el placer y convivialidad que produce al ser compartirlo alrededor de una gran mesa.

Puede maridarse con quesos azules y sin más, como postre en si mismo.

Personalizado a medida por Qode Interactive

No products in the cart.